Silvia-Superstar-2009Que Silvia Superstar no vino a este mundo para mover a las masas a la introspección y a agitar conciencias se hizo evidente desde el primer momento en que la gallega se puso una boa de plumas para capitanear a los Killer Barbies allá a principios de los 90. Que Silvia es estandarte de lo cool, lo camp y lo trashy en un país en el que nombres como Lux Interior o Troma son tan ignotos como el chucrut, no es menos sabido, al menos por los que alguna vez se han dejado cautivar por la frontwoman más sexy que jamás ha dado la piel de toro. Para su debut en solitario, mientras los Barbies duermen el sueño de los justos, Silvia prescinde de la imaginería de serie B y las referencias comiqueras de antaño, pero mantiene su tremenda vitalidad y la vocación por hacer que el personal mueva el esqueleto. Se ha marcado un disco de hechuras eminentemente modernas, siguiendo la estela del perfil más hedonista de Yeah Yeah YeahsPeaches y compañía, preservando guitarras y melodías pero dejando en manos de las máquinas las cuestiones rítmicas.

No es la más dotada de las cantantes, tampoco escribe las mejores letras ni su acento es el más depurado, pero su música continúa siendo una explosión de jovialidad, de deliciosa frivolidad, al servicio del “have a good time all the time”. Los necesitados de pontífices devenidos en rockstars pueden buscarse sus iconos en otra parte, porque la “Queen Bitch” sólo quiere pasárselo bien… contigo o sin ti.