Frozen-RiverSi despojásemos a “Thelma y Louise” de todo su glamour y su romanticismo; si permutásemos aquellos áridos paisajes del desierto americano por el frío casi polar de la frontera con Canadá y la barnizásemos con unas pinceladas de realismo social, tal vez el resultado fuese algo parecido a “Frozen River”, la ópera prima de Courtney Hunt, donde las dos mujeres protagonistas, como ocurriese en el éxito de Ridley Scott, se ven transformadas en criminales por sus circunstancias personales, por sus circunstancias económicas en este caso. Hunt presenta a dos delincuentes con tremendas dudas morales. Están donde están y hacen lo que hacen porque no hay otra salida, pero el remordimiento o la mala conciencia llega a ser imposible de superar, más aún teniendo en cuenta el ‘negocio’ que se traen entre manos: contrabando de seres humanos a través de la frontera.

Dado que “Frozen River” no pretendemás que mostrar una realidad determinada, sus personajes, su historia, se mueven en todo momento dentro de lo verosímil. No hay pactos suicidas ni persecuciones a lo largo de siete estados aquí. Ray y Lila, interpretadas con mucha solvencia por Melissa Leo y Misty Uphan, siguen una evolución casi lógica dentro de las pautas siempre impredecidlesde los que viven al margen de la ley. La directora norteamericana evita, pues, la tentación de convertir lo real en disparatado merced a efectismos o giros excepcionales. No le hace falta. Esta historia de féminas contracorriente se sostiene por si sola y así ha sabido entenderlo y transmitirlo Hunt. Buen debut el suyo y merecidos los muchos galardones que ha recibido (Sundance incluído).

Anuncios