Muggs-On-with-the-showThe Muggs viven instalados en una forma de entender y ejecutar el rock (su rock) cuyas inconfundibles raíces se alargan hasta los días en que HendrixJanisMorrison y compañía caminaban aún sobre el planeta. Todo nace y muere en el blues, como debe ser, y dentro del compartimento estanco que queda entre esos dos extremos gemelos Tony de Nardo y los suyos juegan, desde su vigoroso esqueleto de power-trio, a dejarse llevar por la sombra pesada de Jimmy Page y su zepelín, por los arrebatos de psicodelia de Jefferson Airplanme, los aires negroides de Grand Funk Railroad

La banda más fea del mundo (así les gusta presentarse en sociedad a estos tres vecinos de Michigan) no hace ascos a etiquetas como retro o revival que, en otras circunstancias, siempre son armas de doble filo, pero que dentro del ideario deThe Muggs no significa más que la aspiración irrenunciable y absolutamente honesta de emular a las mejores bandas de rock and roll de la historia. Eso es, ni más ni menos, lo que encierra este “On with the show”. Se agradece. Ya empieza a haber un serio problema de overbooking en la sección de “modernos”.