uzzhuaiaLa maquinaria rock mejor engrasada del país, la de los valencianos Uzzhuaïa, ha vuelto para reclamar su trono con “Destino Perdición”, un álbum robusto, potente, sin fisuras. Los que una vez fueron la gran esperanza blanca del hard rock en castellano hace tiempo que mutaron en realidad incontestable. Ahora pasean su propuesta por toda la península en un ‘Perdición Tour’ que promete dejar sin aliento a cuantos se les pongan a tiro de riff.

Israel Ferrer, encargado junto a Álex Simón de las labores guitarreras de la banda, quiso responder a las preguntas de Paisajes Eléctricos, para ponernos al tanto de la actualidad de la banda…

¿Quién es el personaje de “Destino Perdición” que vive “unido a su botella de Jack Daniel’s y que un día fue el mejor”?

No es nadie en particular, simplemente puede ser uno de esos “losers” que nos dió la escena angelina de los 80’s y los 90’s. Mucha gente cree que puede ser Axl, o Steven Adler, por lo de las rosas y el rosal… pero no trata de ellos, ¿o sí?.

Habéis titulado el disco como esa canción en concreto. ¿El rock es siempre refugio de perdedores (“perdedores” en su acepción romántica-peliculera)?

El rock es un sitio donde caben losers y winners, pero como bien dices los perdedores tienen ese halo romántico y además es más loser aún admirar a un loser, ¿no?. El título hace referencia a todo ese aura de vicio y perdición, de diversión, de triunfos y derrotas… Era como un título muy sleazy…

Se repiten a lo largo del disco versos como “cuando ya no quede nada”; “todo lo que empieza tiene que acabar”, “ahora o nunca”… ¿Os puede el pesimismo a veces?

Cuando escribes letras de rock en castellano, nosotros siempre tendemos a hablar del lado oscuro, porque, pese a que nos encantan los grandes clásicos hard-rock, sleazy, metal, es más sencillo y queda mejor hablar de los temas serios de la vida (amor, muerte, pérdida, paso del tiempo..) que de “voy con mi chica en mi Cadillac/ven conmigo nena vas a flipar” en plan Gigatron.

Por otro lado, sigue presente vuestro espíritu guerrero, inconformista; el del que se defiende como gato panza arriba ante la adversidad. ¿Cuáles han sido hasta ahora los tragos más dulces y más amargos para Uzzhuaïa?

Uzzhuaia ha sido siempre una banda luchadora y trabajadora como pocas. Siempre hemos procurado no tener problemas con nadie y seguir a nuestro aire. Mantener un cierto nivel hoy en día es, quizá, una tarea ardua e incluso suicida, pero amamos esta banda y seguiremos rockeando en el mundo libre, como diría el maestro Young (Neil, claro). El peor trago, sin lugar a dudas, fue entrar al local y admirar el expolio, el hurto, el robo de prácticamente todo el material que teníamos en la época “Diablo Blvd.” (¡hijos de puta!). Por otro lado, lo mejor, aunque suene a tópico, es continuar con la banda después de tantos años y esfuerzos, nos parece incluso increible que el barco siga a flote…

Hay una entrada en vuestro blog, al respecto de los días que pasasteis grabando el disco en L’Avinyonet de Puigventós, que termina diciendo algo así como “…y pensar que algunos personajes le llaman a esto trabajar”… Vuestro querido Axl Rose os diría que por supuesto que es un trabajo, ¡y bien duro!

Nuestro querido amigo Axl diría en una entrevista que sí, que es un trabajo, pero si tuvieses la oportunidad de tomarte una copa con Él en su casa de California (cosa que no es ni imposible, sino más bien, indigna), te diría que disfrutar y ganarte la vida con lo que más amas en el mundo no puede considerarse un trabajo… Levantarte a las seis de la mañana y llevar a tu casa a las ocho de la noche, eso creo que sí es un trabajo.

A pesar de que el sello del grupo sigue ahí, latente, en el nuevo álbum se aprecia un giro sutil hacia terrenos sureños, más rockandoleros. “No somos perfectos” huele a los Faces de Rod Stewart y Ronnie Wood… ¿Es algo buscado o es que habéis mamado más de esa música últimamente?

¿Últimamente? ¿Cómo que últimamente? Nosotros oímos muchísima música desde siempre, lo que ocurre es que tocamos en un ENTE HARD ROCKERO llamado UZZHUAIA, dentro del cual las influencias están siempre presentes, pero tamizadas por dicha entidad musical. Es decir, poco a poco vamos dejando aflorar los diferentes sonidos, porque lo más importante de una banda, para ésta en concreto, es disfrutar dentro de ella tocando lo que te gusta, ya sea Metallica, Tom Petty o un viejo blues del Delta. Más que a los Faces, que nos encantan, yo diría que huele a The Quireboys, The Dogs D’Amour, Izzy, The Hellacopters…

¿Qué discos están pegando más fuerte en la furgoneta de gira?

Lo que solemos hacer es grabar cada uno un CD con su mix particular, léase Wildhearts, Metallica, C.O.C., Down, AIC, The Cult, Skid Row, clásicos como Black Sabbath, Judas Priest, Iron Maiden… “losers” como Junkyard, Cinderella, Circus of Power… hasta rock americamo de raices como Tom Petty, Neil Young… Ni fútbol, ni flamenco, ni tertulias, gracias.

¿Sois de los que se marcan metas? ¿Cuáles serían los “objetivos a cumplir” con “Destino Perdición”? ¿Quizá dar el salto a la vieja Europa?

Europa y Latinoamérica son los sitios donde más nos gustaría abrir mercado e ir a tocar, pero tenemos los pies en la tierra y sabemos que eso es tarea casi imposible. Nuestras metas siempre han sido más mundanas; sacar otro disco, grabar otro video, tocar por todo el Estado sin perder hasta los calzoncillos… Pero como bien dices Europa y América son objetivos en el punto de mira.

Hay muchísimas bandas escandinavas, a algunas de las cuales conocéis bien, que giran constantemente por España… ¿No se da una especie de feedback en forma de oportunidades de girar por Suecia, Noruega y demás para las bandas españolas?

Este país es una PUTA MIERDA, porque sólo pensamos en criticar, dar por culo al prójimo, y encima los que llevan el bussiness son unos mafiosos de mierda. Siento utilizar este lenguaje tan soez y vulgar, pero no encontraba adjetivos similares para calificar nuestras ancestrales “infraestructuras rockeras”. Hoy en día es imposible que salgamos solos por Europa, somos rockeros pero no gilipollas, no podemos perder ni tiempo ni dinero. La opción son unas minivacaciones para hacer una incursión europea. Ya veremos.

El año pasado firmasteis un contrato con EMI Publishing. Sin entrar en jerga de leguleyos ni en tecnicismos, ¿en qué manera os afecta ese contrato?

EMI es nuestra editorial, deberían de abrir el campo de acción de la banda a terrenos donde no podemos llegar, es decir, televisión (un anuncio para la Coca-Cola , por ejemplo), festivales de verano, gira con grupo internacional… Más o menos ese es su trabajo.

También hemos leido en vuestro cuaderno de bitácora que os sentís como unos niños con zapatos nuevos con el equipo de gente que os acompaña ahora en el tour, con lo bien que os cuidan. ¿Son también los beneficios de tener relación con una multinacional? La tripulación es la tripulación y ningún barco puede navegar sin ella. Esa gente a la que hacemos referencia son hermanos de sangre y de decibelios. La gente se cree que estamos en EMI y tenemos las mismas ventajas de Alejandro Sanz. ¡No, no, no!… ni estamos en la discográfica, ni nos han puesto roadies, ni técnicos, ni tenemos una casa en Miami, ni por supuesto vendemos lo que A. S.

A vuestro manager, Marc Picanyol, incluso le nombráis en uno de los temas. No es algo habitual. Otros grupos se han acordado de sus managers, aunque por motivos radicalmente opuestos a los vuestros… Aunque casi suene a tópico, ¿Picanyol es el sexto “uzzhuaïa”? ¿Qué os da para teneros tan contentos?

Picanyol es el sexto uzz y desde hace tiempo, casi desde el comienzo. Ha sido, prácticamente, la única persona que ha creído y trabajado con y para nosotros. Se hizo toda la gira pasada en la furgo y esto no ha hecho más que unirnos a él un poco más. Además la letra es un poco “en coña”, ya que no se si sabréis que hizo la gira de Jayhawks hace unos años con Mondo Sonoro. Bien, pues estos hicieron “Fools on parade” un tema donde cuentan sus experiencias en España y donde dicen “…Jack & Coke with Picanyol…”. Qué menos que sus chicos lo hiciesen también ¿no?.

Ahora (y desde abril) carretera y manta. ¿El mejor lugar para pasar el verano es la carretera?

Así como los abogados tienen el estrado, los cirujanos el quirófano y los carniceros la carnicería, los músicos tenemos la carretera. Ahí es donde todo lo que hemos hablado cobra sentido, ahí no vale tener un álbum con un sonido espectacular (que lo tenemos), no vale tener un artwork impresionante (que lo tenemos), unas fotos supermolonas donde salimos guapisísimos (que las tenemos)… en la carretera has de demostrar que eres una máquina apisonadora de hard- rock, que lo somos.