Wayne-Hussey-BarePor ahora el primer disco en solitario de Wayne Hussey (pope supremo de The Mission) sólo puede obtenerse en los conciertos que el susodicho celebra o a través de internet. No le mueven a Wayne las rutas comerciales a estas alturas de la película (qué remedio), y queda claro que “Bare” es, ante todo, un divertimento personal y después, quizá, un caramelo para los muy fans. Todo en “Bare” hace honor a su título (“Desnudo”): un ambiente sotto voce y tempo de adagio con Hussey haciéndose acompañar únicamente de su guitarra acústica y, eventualmente, de una minimalista caja de ritmos. Así, el de Leeds reescribe, para ser escuchadas a la luz de las velas, algunos de los highlights de su carrera con The Mission: desde los archiconocidos “Garden of delight” o “Black mountain mist” hasta piezas mucho más recientes, como la bellísima “Keep it in the family”. Pero, dejando al margen los guiños a la banda que le ha dado la vida, Wayne aprovecha “Bare” para ajustar cuentas con algunos de sus mentores espirituales (desgrana versiones de The Cure -“A night like this”- o U2 -“With or without you”-), y no deja pasar la ocasión para contarle a su pareja lo mucho que significa para él. A su amor le regala el standard “My funny valentine” y el himno a la devoción por antonomasia: “God only knows”, de los Beach Boys. Parafraseando a Brian Wilson, sólo Dios sabe qué será de Wayne Hussey en esta aventura en solitario que ahora despega. Por lo pronto parece que desea sacarse de encima las telarañas y darse un baño de luz. Es bueno reciclarse de vez en cuando.