johnette-art-e1350063609830Johnette Napolitano trascenderá en los anales del rock como una de las intérpretes más desgarradas que ha parido la tierra del tío Sam. Como ella misma dice en la entrevista que leeréis a continuación, en el escenario no es aceptable entregarse a medias. Y ésa filosofía pasional la aplica Johnette a todas las disciplinas artísticas en las que su inquieto espíritu la introduce: pintura, escultura, fotografía… y música, por supuesto. La líder deConcrete Blonde tiene la palabra.

La historia de Concrete Blonde tuvo su época dorada entre finales de los 80s y principios de los 90s. ¿Te sentías más cercana a las bandas underground de los 80s, como Gun Club o X, o tal vez preferías la escena alternativa de los 90s (Blind Melon, Afghan Whiggs, Nirvana…)?

R- Me siento más influenciada por Gun Club o X; pero mucho antes que todo eso (empecé a tocar música a los ocho años), me atrajeron el Rat Pack (porque mi padre era italo-americano),SinatraJohnny Cash… Escuchaba mucha radio a principios de los 60s. La verdad es que no estoy muy al tanto de lo que se cuece en la música pop y no sabría qué son the Afghan Whiggs (las “pelucas afganas” -ndr.) ni aunque se me pusieran en la cabeza.Nirvana eran brillantes, pero yo más bien diría que nosotros les influenciamos a ellos…

¿Qué me dices de The Heads? ¿Te gustaba su rollo “arty”?

R- Yo también he sido una artista desde que era una cría, y acudí a la UCLA y al museo de arte del condado de L.A. como una niña con un don especial (una niña que nunca creció, debo añadir); así que sí, claro que me gustaba. Cuando vivía con Chris (Frintz) y Tina(Weymouth) solía pintar muchísimo en el estudio. De hecho anoche estuve pintando. Espero poder retirarme y no hacer otra cosa que pintar y bailar flamenco. Acabo de comprar entradas para ir a ver a los Farrucos en Marzo y me siento como si tuviera 15 años; como se sentiría alguien que está a punto de ir a ver a los Beatles

Siempre has sido mucho más que una simple cantante. ¿Qué es eso que buscas a través de la música o el arte?

R- Escapar, huir…

¿Cómo te definirías como escultora?

R- Como alguien honesto. Estudié con Juan Quezada en México, y me cambió la vida. Vivo en Joshua Tree, donde hay muchísimos artistas, así que me muevo entre materiales reciclados.

Estuviste girando con Paul Westenberg, y también colaboraste con él en el estudio. Es el paradigma de artista que no está en esto de la música por la fama o el dinero, ya que la música parece ser para él una forma de exorcizar los demonios personales… ¿Te identificas con él?

R- Es un poco lo que te decía antes, que la música y el arte son una forma de escapismo. Aunque debo decir que Paul y yo hemos vivido vidas muy distintas. Grabé cosas con Paul e hicimos algunos conciertos, pero nunca giramos juntos.

Para aquéllos que no lo conozcan, ¿cómo es vivir en Joshua Tree, en mitad del deserto? Parece como si ese lugar tuviera su propia alma, su propio espíritu…

R- Es un sitio sagrado…

¿Qué opinas del “Joshua Tree” de U2?

R- Es un disco genial.

En tus canciones hablas a menudo de lugares lejanos, como México o Londres. ¿Cuál es la mejor parte del viaje? Hay quien dice que el verdadero trotamundos nunca sabe cuándo va a regresar a casa…

R- Bueno, he pasado una gran parte de mi vida en la carretera, así que ahora ya no siento con tanta fuerza ese impulso viajero. Lo que más me gustaba era culturizarme, y desde luego viajar es la mejor manera de hacerlo. Sin embargo, hay gente a la que respeto muchísimo, verdaderos sabios, que nunca han ido más allá de su patio trasero. La verdad es que no hay un lugar mejor que tu propio hogar.

¿Qué tiene México que te atrae tanto?

R- La gente, el arte, la música… Todo. Es una cultura que nace del corazón..

¿Te interesa la santería? Ese tipo de rituales, o fiestas como el Día de los Muertos…

R- Una vez hice una instalación que era precisamente un altar para el Día de los Muertos… y hoy es el Día de las Vírgenes. Voy a quitar aquel altar y a hacer uno para las vírgenes. Me encantan los rituales. Todo el mundo practica rituales de algún tipo. Creo que el Día de los Muertos es algo hermoso. La gente lleva fotos y las colocan en el altar para recordar a los que se fueron. […] Lo chinos también celebran tributos en honor de sus ancestros. A los americanos les da pudor la muerte. Anne Rice definió eso de maravilla en algunos de sus textos.

En “Perdita Durango” Barry Gifford mostró de una manera muy peculiar la influencia mexicana en las zonas fronterizas de EEUU. ¿Te gustó su punto de vista?

R- Pues no estoy muy familiarizada con ese libro, así que no te sabría contestar…

Dime, ¿cuál es tu filosofía de vida?

R- Hay que vivir cada día como si fuera el último, pero sin fundirte todo el dinero, porque probablemente no vaya a ser tu último día (Risas).

La vida puede ser a veces un camino duro. ¿Qué es lo que te empuja a continuar haciendo giras? Sobre todo ahora que ya has estado en mil sitios y que sabes lo complicada que es la vida en la carretera. Hay que ser muy fuerte psicológicamente para soportarlo…

R- Estoy como loca por dejar de hacer giras. Ante todo soy una artista de estudio, y lo de girar se me hace muy difícil. Creo que es difícil para cualquiera. Ha sido muy gratificante, y estoy segura de que volveré a tocar en directo; pero lo cierto es que ahora mismo es lo último que me apetece hacer.

Tu nombre aparece en muchas bandas sonoras. Si tuvieras que elegir una película de entre todas en las que has colaborado, ¿cuál sería, y por qué?

R- “Candy”, una película australiana con Heath Ledger. Fue importante para mí porque los productores y los directores musicales tenían mucha fe en mi trabajo. Trabajé a conciencia, y lo grabé todo yo sola. Se me dan bien los asuntos técnicos y soy una buena ingeniera de grabación, pero no me suelen llamar mucho para ese tipo de tareas. En casa tengo ProTools y me gusta grabar las cosas por mi cuenta. La verdad es que, por regla general, me gusta estar en casa. En ese sentido me encanta esta época en la que vivimos, porque hay muchas cosas que puedes hacer desde casa, a través del ciberespacio… Hay mucha tecnología al alcance de los artistas y eso me viene fenomenal.

“Dear Marlon Brando”, así titulaste una de tus canciones. ¿Por qué te parecía tan atractivo Brando (más allá de las razones obvias)? ¿Por qué crees que fue el mejor?

R- Porque de veras intentó usarse a sí mismo. Él era su propia herramienta para educarse y cambiar. Marlon representó mucho más para los derechos de los nativos y la sostenibilidad ecológica de lo que nadie se imagina. Debió ser una locura para él estar tan avanzado a su propio tiempo.

¿Cómo es tu relación con Danny Lohner? ¿eres fan de Nine Inch Nails? Existe esa teoría que dice que NIN sería una banda mejor si Trent Reznor dejara que sus subordinados tuvieran más peso específico en la creación de los discos. ¿Estás de acuerdo?

R- Creo que cuando estoy con Danny le vuelvo loco, pero le quiero. Y con respecto a Trent, no sé nada de él ni de la manera en que graba sus discos. Debo admitir que, a excepción de lo que suena en la radio, nunca he escuchado nada de NIN. Aunque la versión de “Hurt” de Johnny Cash fue uno de esos logros capaces de justificar toda una carrera. Le vi en directo y me dejó pasmada.

El último disco de Wes Borland va en una línea muy a lo NIN, y siempre hsa tenido una buena relación con él. ¿Qué nos puedes contar de esa colaboración?

R- Wes es un tío adorable y creo que ha hecho un disco fantástico. Yo soy capaz de hacer mil voces diferentes, y Wes, que también es pintor, tiene esa sensibilidad oscura a lo Tim Burton, así que me inventé esta voz de niña enferma para la canción (“I am where it takes me”) y a él le gustó, y a mí me gustó que le gustara. Cuando trabajo para otra gente lo que de verdad me hace feliz es hacerles felices a ellos; hacer realidad lo que ellos tenían en mente. Hice que John Trudell saliera de la cabina y trabajamos algunas cosas juntos. Dijo que eso era exactamente lo que tenía en la cabeza, y ya te digo que oir eso me llena de alegría. Volveré a trabajar con John después de Navidad.

Has colaborado con Bad Religion (además de con otras bandas punk). Para mí siempre has sido una chica punk dentro de una mente adulta. ¿Me equivoco?

R- El punk significó básicamente que podíamos hacer nuestros propios discos, bajo nuestras propias reglas, y eso estaba bien. Creo que probablemente yo esté más en el ámbito de la contracultura. No es que me niegue a caminar junto a la multitud, es que simplemente no soy capaz de hacerlo. Me acabo de hacer un tatuaje enorme de Nikola Tesla en el brazo, me lo ha hecho Kat Von D., y fue idea de LohnerNikola es uno de mis héroes. Y desde luego no fue alguien que encajase en el rebaño.

Si tuviera que definirte diría que eres la Janis Joplin de la escena alternativa. ¿Te gusta esa definición?

R- En absoluto. Pero te diré, además, que Janis era capaz de muchas más cosas de las que le dejaron hacer. Paul Rothschild, que produjo a Janis y a los Doors, dijo que ella fue la única mujer que conoció que tenía el cerebro de un productor… de un musicólogo. Tenía buen gusto. […] Creo que cuando la gente me compara con Janis se refieren a los conciertos. Bebo para soltarme un poco y poder tocar delante de ellos, y no tiene sentido hacerlo si luego te vas a auto-reprimir. Dudo mucho que Janis hiciera las cosas que hizo si estuviera viva hoy en día. Por mucho que haya quienes desearan que tuviera una sobredosis, no la tuve; y no me meto drogas ni tengo intención de beber hasta matarme.

Probablemente hayas leído a menudo que mujeres como Janis, Aretha Franklin o Chavela Vargas cantaban con su sexo (se suele usar otra palabra bastante más explícita, claro). Tú formas parte de esa liga, pero, ¿qué importancia le das a la técnica y cuánto al sentimiento, a cantar desde el fondo de tus entrañas?

R- No es aceptable nada que no suponga un compromiso total, pero la técnica lo es todo. La voz es un instrumento, hay una técnica para grabarla de una forma correcta. Ayuda saber cómo funciona el estudio y qué serás capaz de hacer con tu voz, pero lo más importante es ponerse al servicio de la canción.

¿Cuáles son tus tres discos favoritos de Concrete?

R- El que más me gusta es “Mexican Moon”, creo. Pero “Mojave”, que es nuestro último disco, es también fantástico. Estoy segura de que ada cual tendrá una opinión diferente.

Y por último, pero no menos importante… ¿qué hay que hacer para convertirse en groupie tuyo?

R- (Risas)