La-desconocidaParir una película como “Cinema Paradiso” a las primeras de cambio de tu carrera es una de esas armas de doble filo que, indefectiblemente, acaban por ensombrecer y empequeñecer cualquier propuesta posterior del autor más pintado. ParaTornatore ése fue su pasaporte a la posteridad, pero tuvo el italiano la mala suerte de no morir o desaparecer a lo Salinger un par de meses después del estreno de las aventuras del niño cinéfilo, así que no le ha quedado más remedio que continuar trabajando aun cuando todos siguen esperando de él otro Toto. Y el nuevo Toto no llega. Nunca llegará, de hecho, porque Tornatorees culo inquieto y se niega a vivir de las rentas. Su nuevo esfuerzo, “La desconocida”, penetra en el thriller psicológico, o al menos así es durante la primera hora de proyección, en la que todo se mueve dentro de una atmósfera hitchcockiana (ese score tensionado ayuda lo suyo) con sufrida ex-prostituta (la enigmáticaKseniya Rappoport) buscando venganza por tropelías pasadas. Superada la intriga inicial, sin embargo, la cinta deja asomar rasgos mucho más dramáticos, apelando incluso a una violencia exacerbada en alguna que otra secuencia y llevando tal vez al personaje de Rappoport y su sufrimiento a extremos que van más allá de lo necesario para ganarse la empatía del respetable. En cualquier caso, todo entra dentro de lo razonable, si se tiene en cuenta los bajísimos fondos de los que procede la susodicha meretriz.

“La desconocida” es por momentos tan efectiva (y efectista) y tan deudora del cine de intriga yanqui que probablemente caerá el remake hollywoodiense de rigor a no mucho tardar. No es para menos; la cinta rezuma el buen oficio y el mucho celuloide absorbido por Tornatore, y tan sólo sufre hacia el final, donde casi se puede sentir la lucha interna del director por darle un destino u otro a su protagonista. Le cuesta echar el telón al siciliano, pero cuando por fin se decide deja tras de sí la estela de un producto sólido y bien acabado. Y no, no es “Cinema Paradiso”, pero ni falta que hace.

Anuncios