Memorias-de-QueensA partir de su propia novela, el debutante Dito Montiel desarrolla una historia supuestamente autobiográfica que lidia con el siempre doloroso ejercicio de soltar lastres emocionales. Dejar atrás a la familia y a los amigos del barrio en pos de un futuro mejor, o quizá tan sólo de una promesa de futuro mejor imposible de realizar sin ese “ahí os quedáis”. En el caso de Montiel, el paso de una infancia dura en arrabales neoyorquinos llenos de violencia y conflictos racistas hacia una exitosa carrera como escritor en California. El director portorriqueño bascula entre la adolescencia y la edad adulta trazando las claves de por qué huir de esas calles es la única opción razonable. Al mismo tiempo, sin embargo, deja entrever un tremendo sentimiento de culpa por los afectos y los lazos que quedan en un pasado al que le cuesta regresar.

“Memorias de Queens” ha sido rodada al pie de la calle, con toda la crudeza y la inmundicia que rezuman las zonas más empobrecidas de Nueva York, donde las pandillas de chavales con aspiraciones de gangsters se baten por un pedazo de acera. Montiel busca y encuentra la autenticidad y colaboran en su tarea un estupendo Robert Downey Jr., sorprendentemente maduro y comedido; Rosario Dawson, con una aparición breve pero de rompe y rasga, y ese animal cinematográfico llamado Chazz Palmiterni, cuya voz y cuyo rostro están marcados a fuego por la ciudad de los rascacielos.

Desde “Días de radio” a “Una historia del Bronx”, de “Smoke” a “Érase una vez en América”… a lo largo de los años hemos sido testigos de las mil y una formas de crecer y morir a la sombra del Empire State y demás gigantes de acero y cemento. La cinta de Dito Montiel se suma por derecho propio a esa lista de retratos de esa ciudad que, como aquella mujer de Serrat, se añora y se quiere, se conoce y se teme.

Anuncios