bad-SantaTerry Zwigoff se aleja del espíritu indie y marciano de su ópera prima “Ghost World” y se imbuye del humor grueso de los FarrellyKevin Smith para contar este cuento de (anti) Navidad. Un Papá Noel muy dado al vodka y a los buenos culos y su pequeño ayudante recorren los Estados Unidos dando palos en centros comerciales.

El díscolo de Billy Bob Thornton se pone por enésima vez su careta de outsider y de perdedor que tan excelentes resultados le suele dar, tanto en el drama como en la comedia y, a su lado, el negro enano (o persona pequeña de color) con la boca más sucia que recordamos. Una pareja imposible que asegura situaciones delirantes y conversaciones deslenguadas a medio camino entre el primer Tarantino “South Park”.

Si bien es cierto que, llegando al final, Zwigoff se pone más tierno de lo deseado en una película contra-navideña, el balance final para “Bad Santa” resulta más que positivo, porque cumple sobradamente con sus pretensiones: entretenernos y regalarnos un buen puñado de carcajadas. Quizá esperábamos de este hombre un producto algo más sofisticado, pero nos tememos que para eso habrá que esperar a futuras entregas de la penúltima esperanza blanca del cine americano.