Etiquetas

,

Operación-Palace-ÉvoleA estas alturas, 48 horas después del bombazo televisivo del año, empiezan a perder sentido los juicios de valor, las argumentaciones, las contra-argumentaciones. Los simpatizantes se han cerrado en banda alrededor de Évole y los ‘indignados’ en menor o mayor grado también han puesto sus cartas sobre la mesa. He leído en algún lado que Évole había revelado una vez más, gracias a Operación Palace, aquello de las dos Españas. Vaya cosa. Debemos estar hablando de dos nuevas Españas, en cualquier caso, porque no tenía a Juan Echanove, que anda bastante molesto, por amigo de las gaviotas. O quizá se refirieran a la España que tiene sentido del humor y a la que no, aunque Évole, que se dio a conocer en un Late Show, debería saber mejor que nadie que el humor depende siempre del color del cristal con que se mire. Humor es Arévalo, humor es Fraisier, humor es, por lo que cuentan, Operación Palace. En esta España de 2014, sea cual sea de las dos, o de las cuatro, ¡o de las seis!, que ya no lo tengo claro, no reírse con las viejas cintas de chistes de gangosos y mariquitas de Arévalo no es síntoma de un humor deficiente, antes al contrario, ahora se lleva el humor sofisticado, de caballete y pincel, cosas como eso que espeta Garci en el mockumentary de laSexta: “Virginia Mayo, cómo te botan las tetas… a caballo”. Humor inteligente que le llaman. El pobre Arévalo no tiene ni tres mil seguidores en Twitter, frente al millón cien mil de Jordi. Es jodido crear tendencia con tres mil seguidores. Es difícil no crearla con un millón cien mil.

Pero dejemos Twitter y sus entresijos para otra ocasión. Decía que en este momento, a las 8 de la tarde del martes 25 de febrero, ya está todo el pescado vendido respecto al falso documental del equipo de Salvados. Así las cosas, voy a limitarme a lanzar al viento (o al wifi) unas cuantas preguntas absolutamente tendenciosas, y que ellas se arreglen como puedan. Allá van:

-¿Cómo habría reaccionado laSexta y los medios afines si Operación Palace lo hubiera urdido una cadena de derechas? Operación Palace, el domingo a las 21h en 13TV. Una historia de Isabel San Sebastián y Hermann Tertsch. Suena al tipo de material que el propio Évole aplaudiría desde su atalaya, desde luego.

-¿Cómo se tomarían esos mismos periodistas que no caben en sí de gozo por la brillantez de OP un proyecto similar que jugara al despiste con, digamos, el holocausto judío? O con ETA. Un falso documental sobre ETA. Si Évole firma algo así entonces me demostrará que no tiene límites, que le cuelgan dos huevos como balones de rugby y se ganará mi respeto eterno. ¿O algo así sería ‘too much’? ¿El sentido del humor saltaría por la ventana en cuanto la corrección política entrara por la puerta?¿Los guardias civiles nos hacen reflexionar más que los nazis?

-Hablando de reflexionar. ¿Cree Évole que la gente, que su público, da por sentadas demasiadas cosas? ¿Incluye eso cualquier información que se lance desde Salvados? ¿Deberíamos, en un acto de responsable y reflexivo individualismo, dudar de todo lo que nos han contado sobre el Metro de Valencia, la privatización de la Sanidad, los lobbies de  Bruselas? ¿Dónde está la frontera entre inducir a la reflexión e inocular confusión?

-¿Es sensato jugar a las mentirijillas con un asunto cuyas últimas implicaciones siguen guardadas bajo llave 33 años después y que así seguirán hasta 2031? ¿Banalizar con uno de los pocos episodios de nuestra historia reciente del que podemos sentirnos orgullosos? El día en que, con o sin Borbón de por medio, los españoles fulminaron cualquier esperanza para los nostálgicos del Franquismo.

-Los adultos “reflexivos” a los que Évole se dirige caímos en la trampa, pero ya está todo aclarado. Tranquilidad en las masas. En 2031 aún tendremos presente el 23 de febrero de 1981, el día de la intentona golpista. Seguiremos recordando los nombres de Tejero, Milans del Bosch, Armada, García Carrés y tratando de “reflexionar” sobre ello(s). Pero dejad que haga de Sandro Rey, o de Esperanza Gracia, que parece más seria: aquellos que en 2031 tengan 30 años, más de una vez, si es que surge el tema, comentarán pensativos (¡reflexivos!) que les “suena” que aquello del tipo del bigote dando tiros “donde los políticos” fue un montaje de… “Sí, hombre… De aquel humorista que le tocaba las pelotas al Buenafuente… Jordi… Jordi… Mierda, no me sale el apellido… ”, “¿Hurtado?”, “Nooo, más viejo… Canijo, que iba siempre con vaqueros y zapatillas, joder…”,“¡El Follonero!”, “¡Eeeese! Sí, aquello fue un montaje del Follonero”, “Jajaja… Qué cabrón el Follonero…”. Y sé que esto último no era ninguna pregunta, pero es mi fiesta y reflexiono como me da la gana.

Anuncios